sábado, 11 de febrero de 2017

FOTOS DEL GIBBER ITALICUS
 
 
 
 
           En estas fotos se pueden ver cuatro buenos ejemplares de Gibber Itálicus.  Todos son canarios típicos de esta raza, pero hay diferencias en la calidad. Vamos a observarlos con un poco de detenimiento.

  Este es un canario con una calidad excepcional. La posición es perfecta. Las patas rigurosamente verticales. La espalda recta. El cuello extendido hacia delante con la cabeza ligeramente inclinada hacia abajo. El plumaje está limpio y ordenado, sin calvas en los ojos o en cualquier otra parte de la cabeza. Los tres rizos muy claros y muy bien definidos. En definitiva, hay que hablar de un pájaro de una grandísima categoría.
  Este canario también es bueno pero la posición no es tan buena como el de la foto anterior. Las patas no están rigurosamente rectas ni tampoco la espalda está vertical. El cuello es muy largo y está muy bien proyectado hacia delante. Los rizos están bien marcados. El plumaje está un poco estropeado y descolocado, posiblemente sea debido al traslado a la caja de fotografiar. Los muslos están desplumados, pero no tanto como el canario anterior. Un buen emparejamiento sería el de este ejemplar con el de la foto anterior. Los aspectos de posición y rizos son muy similares en ambos ejemplares y de alta calidad en ambos. El plumaje un poquito más largo en este canario serviría para evitar que el plumaje de las crías empezase a mostrar zonas calvas, dada la menor longitud y la mayor escasez de plumas del canario pintado.
 

 Otro estupendo ejemplar en cuanto a posición, patas y rizos. Este canario también sería ideal para cruzarle con cualquiera de los dos anteriores, pero sobre todo con el pintado. Este ejemplar serviría en ambos cruces para fijar la posición, las patas y la definición de los rizos. Es bastante intenso, pero tiene el plumaje un poquito más largo y abundante que el canario pío, y cruzado con él evitaría que las crías salieran con el plumaje escaso. El canario verde tiene el plumaje más largo y más descolocado que este y el cruce serviría para fijar las cualidades comunes de calidad que tienen ambos: posición, patas, cuellos, rizos, etc. y para seguir produciendo ejemplares con una longitud de plumaje corto, pero no tanto como para que aparezcan zonas desnudas, y que serían ideales para emparejar con ejemplares de plumaje excesivamente corto y desordenado.
 
 Según se ve en la foto, este es el canario peor de los cuatro, pero también es un ejemplar de gran calidad. La posición es buena pero no es totalmente correcta: la espalda debía estar más vertical y la cola más cerca del posadero; como consecuencia las puntas de las alas están separadas de la espalda. El cuello es largo y bien proyectado hacia delante. Los rizos no se aprecian, pero eso se lo achaco a la iluminación para la fotografía. Empieza a mostrar zonas claras en la cabeza por lo que hay que tener cuidado a la hora de emparejarle y hacerlo con un canario que tenga el plumaje un poquito más largo que él.


No hay comentarios:

Publicar un comentario